Actualidad
Por Claudia Vargas García , 2 de mayo de 2022 | 07:35

Brasil: guerra no impactará demanda, pero costo debe subir

La producción de ganado vacuno en Brasil se realiza sustancialmente en pastos. Crédito: Archivo.
Compartir

La guerra en Europa del Este no debería tener un fuerte impacto en la demanda de proteínas brasileñas, ya que Rusia y Ucrania son compradores con poca relevancia en comparación con otros países. La evaluación está contenida en un boletín de Embrapa, que destaca que las importaciones de los dos países en conflicto representan el 1,9% de la carne vacuna, el 2,6% de la proteína de pollo y el 1,1% de la carne de cerdo en el mercado global.

Por otro lado, Embrapa destaca que la fuerte demanda china y norteamericana deberá mantener el buen desempeño de las exportaciones de carne vacuna brasileña mientras dure el conflicto. Prueba de ello fueron los despachos de marzo, que alcanzaron un volumen récord para el mes, de 169,41 mil toneladas, lo que representó un avance de 26,6% sobre el resultado obtenido en el mismo mes de 2021, de 133,82 mil toneladas, según datos de la Secretaría de Comercio Exterior (Secex).

Sin embargo, los rusos son socios estratégicos como proveedores de fertilizantes para nuestra producción. El principal insumo utilizado en la agricultura es el fertilizante. Se estima que cerca del 20% de los fertilizantes del complejo NPK (nitrógeno, fósforo y potasio) importados anualmente por Brasil provienen de Rusia. 

La producción de ganado vacuno en Brasil se realiza sustancialmente en pastos y que requieren prácticas de fertilización. El impacto del conflicto en Europa del Este será significativo en los fertilizantes, si hay escasez o aumento de precios de los principales productos.

“El aumento de los precios de los commodities ciertamente afectará el costo de producción de proteína animal, con mayor impacto para la avicultura y la porcicultura, pero también para la ganadería intensiva de carne, que utiliza piensos como fuente de nutrición para los animales”, destaca el boletín de Embrapa.

El aumento de los costos de producción en la cadena productiva de la carne bovina brasileña debe conducir a un aumento del proceso inflacionario y presión para pasar a lo largo de la cadena productiva, llegando al consumidor final, que ya enfrenta una situación inflacionaria en el mercado interno. Incluso antes de la guerra, el escenario más optimista para la trayectoria descendente del precio de la carne era 2023. 

“En un escenario de lenta recuperación económica, en el que se ha producido la recuperación del empleo, pero con una reducción de los ingresos de la población ocupada, se pueden esperar nuevas reducciones del consumo per cápita de carne, que ya son bastante reducidos. Sin embargo, es posible que esa caída sea mitigada por el hecho de que es un año electoral, lo que, históricamente, calienta el mercado”, destaca el boletín de Embrapa.

Fuente: Beefpoint.com.br

El principal destino continúa siendo China, el cual registra una expansión de 37% en el volumen enviado y 90% en valor, con respecto a 2021.

Ver más
Si te interesa recibir noticias publicadas en Diario de la Carne, inscribe tu correo aquí
Si vas a utilizar contenido de nuestro diario (textos o simplemente datos) en algún medio de comunicación, blog o Redes Sociales, indica la fuente, de lo contrario estarás incurriendo en un delito sancionado la Ley Nº 17.336, sobre Propiedad Intelectual. Lo anterior no rige para las fotografías y videos, pues queda totalmente PROHIBIDA su reproducción para fines informativos.

COMENTA AQUÍ

Grupo DiarioSur, una plafaforma de Global Channel SPA, Av. España, Pasaje Sevilla, Lote Nº 13 - Valdivia

Powered by Global Channel